miércoles, 16 de mayo de 2007

Cap. 1.- Politización de centros educativos

Anonadado me quedo mientras leo el cartel que acabo de ver en la calle:
El jueves 17 de mayo de 2007 (mañana) a las 18:30 tendrá lugar un acto político en el que hablarán los representantes de Izquierda Unida candidatos por la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid.

Hasta aquí todo normal, lo que me sorprende es que el acto lo hagan en el instituto Blas de Otero, instituto público y a su vez colegio electoral en los próximos comicios.
La elección de este lugar para realizar el acto, personalmente, dudo que haya sido única idea del partido que lo promueve (Izquierda Unida). Hay rumores de que el equipo directivo de este centro ha pedido que se realice allí. Si no esto, al menos hay mucha gente que asegura que dicho equipo directivo no pone precisamente reparos a la hora de aceptar estos actos de politización barata.

Las creencias de la asociación Blas de Otero-izquierda radical están fundadas en la ideología que algunos de sus profesores intentan transmitir a sus alumnos descaradamente en clase, apoyándose para ello en su "libertad de cátedra". Resulta cuanto menos hipócrita el hecho de que promulguen esta libertad y recorten muchas otras.

El que aquí les escribe vivió poco antes de las elecciones generales de marzo de 2004 cómo un profesor pedía en clase el voto para el partido socialista, abiertamente, haciendo todo un mitin que nadie tiene por qué aguantar, sobre todo si se está obligado a asistir a clase.

Al finalizar aquellas elecciones, habiendo ganado el PSOE, otro profesor estaba tan contento de la victoria de su partido que repartió caramelos en clase, festejando aquel acto como si de la liberación de una dictadura totalitaria se tratase.

Aprovecho para denunciar la actitud dictatorial que tiene gran parte del profesorado de ese instituto, así como de muchos otros: no es normal hacerse llamar socialista por un lado, e imponer órdenes de carácter personal por otro.
Tanto la directora como el jefe de estudios de este centro han estado imponiendo sus ideas durante muchos años a los alumnos, resguardándose bajo una máscara de izquierda falsa, que más bien sería llamada fascista si nos fijamos en sus actos. El puesto de funcionarios que poseen no permite que si su labor es revisada con resultado negativo, su puesto pueda ponerse a disposición del Ministerio de Educación, así que campan a sus anchas como Latin Kings por las calles. La democracia también es para los que mandan, sea en un parlamento ó en un instituto de barrio.

Estoy seguro de que muchos alumnos pueden corroborar mis palabras.

Atentamente, un saludo.

[EDITO]: Dejo aquí el enlace a un artículo del periódico El Mundo con relación a los hechos que relaté más arriba sobre el profesor que hizo un mitin en clase. Para más inri, esto le pasó en las mismas fechas a otra clase del instituto (no éramos los únicos).

3 comentarios:

Alex dijo...

Estoy de acuerdo contigo en parte. Lo primero que comentas de celebración de actos electorales de un partido en concreto no me parece que esté fuera de lugar, siempre y cuando éstos se realicen en horarios no lectivos, claro.

Juan Pi Medios dijo...

alex en relación con el acto, lo que pretendo criticar es que se utilice un lugar público, propiedad del Estado para unos fines que no tienen nada que ver con los que se habían previsto, y siempre para un tipo de partidos. En definitiva, con fines partidistas que están del todo fuera de lugar para un centro educativo.

Alex dijo...

Es que a mi me parece un uso totalmente legítimo. Igual que se utiliza como colegio electoral. Lo veo como un recinto público cualquiera. Igual que se dan mitines en polideportivos, palacios de congresos, etc.

Ya digo, siempre que sea fuera del horario lectivo.

Diferencia de opinión hay en todos los sitios...

 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.